CUARTO PERÍODO DE SESIONES DE LA CONFERENCIA DE LAS PARTES EN LA CMNUCC (COP4)


Buenos Aires, Argentina, 2 al 13 de noviembre de 1998.

En la COP4 el CEDSAL anuncia su publicación Cambio Climático Global: El desafio del sector privado Latinoamericano. Esta publicación es una evidencia del deseo del sector empresarial Latinoamericano por establecerse y formar parte del esfuerzo global para dar solución al problema de cambio climático.

En este documento, los líderes empresariales de la región responden a cuestiones tales como: ¿Cuáles son los desafíos que el cambio climático impone a América Latina? ¿Cómo puede la comunidad empresarial hacer uso de su liderazgo para ayudar a solucionar este problema global? De esta manera, dan muestra de una proactividad coordinada sin precedentes en las discusiones latinoamericanas sobre temas de interés global.

En esta obra se reconoce que el reto del cambio climático obliga a un esfuerzo de coordinación entre los gobiernos, las organizaciones internacionales y el sector privado, a partir del cual se generen proyectos viables de eficiencia energética y ecoeficiencia. También se plantea el Mecanismo para un Desarrollo Limpio y a los permisos negociables como algunas de las opciones efectivas para actuar en forma práctica y realista en materia de cambio climático.

El libro provee una agenda para el sector privado, la cual da los posibles procedimientos de cómo implantar los mecanismos y metodologías del Protocolo de Kyoto. Es la primera vez que el sector empresarial Latinoamericano se pronuncia a favor de ser parte de la solución de este problema sin que ningún sistema internacional le obligue.

Este compromiso empresarial se expresa en los siguientes criterios y propuestas básicas:

CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL: EL RETO DEL SECTOR PRIVADO EN AMÉRICA LATINA
CRITERIOS Y PROPUESTAS BÁSICAS
  1. Los desafíos que plantea el cambio climático obligan a un esfuerzo sin precedentes de coordinación y desarrollo institucional entre gobiernos, organismos internacionales y el sector privado. Este esfuerzo debe orientarse a partir de principios de efectividad de costos y eficiencia, así como de criterios de responsabilidad compartida pero diferenciada entre países.
  1. Los países del Anexo I de la Convención Marco sobre el Cambio Climático han de cumplir sus compromisos a través de diferentes políticas e instrumentos que apliquen en su propio territorio y estructura económica. Sin embargo, es preciso que tengan amplias oportunidades de cumplimiento a través de proyectos conjuntos con países en vías de desarrollo por medio del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL).
  1. EL MDL y los mercados de permisos negociables representan la opción más eficiente para alcanzar objetivos globales en materia de cambio climático. Deben dar origen a un mercado de derechos amplio y transparente donde rijan reglas claras y simples que minimicen costos de transacción, faciliten arreglos bilaterales y multilaterales, y permitan la complementación de iniciativas públicas y privadas. Además, es necesario que operen con autonomía y flexibilidad, sin constituirse en pretexto para la creación de grandes burocracias internacionales.
  1. El MDL requiere un diseño que permita a las empresas privadas emprender proyectos y comercializar derechos de emisión, de manera directa o con la intermediación de sus gobiernos.
  1. Es preciso que dentro del MDL se incluya proyectos de captura de carbono en el sector forestal que involucren plantaciones comerciales, reforestación y restauración ecológica. En este contexto, América Latina podrá ofrecer un considerable valor adicional expresado en la conservación de su patrimonio natural.
  1. El concepto de adicionalidad en los proyectos que participen en el MDL no debe ser excusa para bloquear o impedir inversiones, ni para crear incertidumbre ni limitaciones discrecionales a las iniciativas privadas y públicas de mitigación.
  1. Se requiere sistemas de normalización y de acreditación y certificación confiables y eficientes, que en lugar de inhibir el desarrollo de proyectos a través del MDL, lo aliente y facilite. Será necesario establecer sistemas privados de certificación convergentes o similares a los que existen actualmente en el ámbito internacional.
  1. Los países de América Latina deben participar en el MDL asumiendo, particular y voluntariamente, iniciativas nacionales de eficiencia energética y/o eficiencia en carbono (considerando a sus sectores agropecuarios). Esto se lograría mediante programas de privatización, desregulación, eliminación de subsidios y creación de mercados, que no limiten sus posibilidades de expansión y crecimiento sostenido. En este contexto, América Latina encuentra importantes oportunidades de cooperación internacional y contribución a los esfuerzos globales en materia climática, así como de financiamiento a proyectos ambientales.
  1. Es necesario llevar a cabo nuevos estudios e investigaciones que documenten de manera cada vez más objetiva el fenómeno de cambio climático, así como sus costos y soluciones ambientales, sociales y económicas. Es preciso construir una sólida base de información sobre proyectos, ejemplos y prácticas ecoeficientes, así como aquella que permita desarrollar inventarios confiables de emisiones en la región. Esto permitirá contabilizar con métodos rigurosos las emisiones de actividades relacionadas con el sector agropecuario, y del resto de los gases contemplados en el Protocolo de Kioto.

Los individuos, empresas y organizaciones miembros del CEDSAL y su RED, nos adherimos a esta propuesta.

El texto del libro “CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL: El reto del sector privado en América Latina” ya está disponible para download. Dicha publicación es una producción del CEDSAL y del Centro Interamericano para el Desarrollo Sostenible (hoy el Centro INNOVA para el Desarrollo Sostenible), 1998.

Download: Word (382Kb), Zip (206Kb) o PDF (679Kb).

 


Actualizado en 28 de Junio de 2001
www.climategateway.com