EN LA INVESTIGACION:

Desarrollo Empresarial

Evolucionar hacia los negocios de alta tensión
José Aldo Díaz Prado
• INICIO • CONTENIDOSIGUENTEANTERIOR

En la actualidad las grandes compañías conviven en mercados globales intensamente competitivos, en donde la incertidumbre y la innovación han llegado a ser una forma de vida. A pesar de que muchas empresas mantienen una base firme en su país de origen, gran parte de ellas realizan negocios de alto riesgo alrededor del mundo. La mayor parte de estos negocios son vehículos que proporcionan bienes y servicios a la población que hacen que la civilización y los países permanezcan en una evolución continua de desarrollo empresarial y social. Por ello, la planeación intensa de las empresas en los años venideros, conforme los países desarrollados expandan sus estándares de vida, será a través de una mayor participación en los mercados, cubriendo necesidades mundiales.


Ninguna empresa tiene el futuro garantizado. Para que las compañías exitosas continúen siéndolo, deberán explorar nuevos mundos tecnológicos a fin de cumplir y satisfacer las demandas de los mercados en los que actualmente participan o desean participar. Así mismo, deberán analizar exhaustivamente cómo aprovechar el conocimiento adquirido a través del tiempo, para incursionar en lo que en este artículo se denomina los “negocios de alta tensión”, meta deseable por la alta rentabilidad que caracteriza este tipo de negocio. A continuación se analizará la pregunta: ¿Dónde deberán las empresas participar en el futuro, aprovechando el conocimiento, talento e innovación de la gente, para crear la siguiente evolución empresarial de la organización?


Supervivencia empresarial


La vida promedio de las corporaciones japonesas y europeas‹sin considerar su tamaño‹es de 12.5 años según estudios realizados por Ellen de Rooij del Grupo Straxis en Amsterdam (Ellen de Rooij,1996). Esta autora plantea, además, que las compañías mueren porque sus administradores se enfocan principalmente a la actividad económica, para la producción de bienes y servicios, omitiendo que por naturaleza la organización es una verdadera comunidad de humanos que genera y aplica conocimientos.


Cuando las empresas se encuentran amenazadas por la entrada de nuevos competidores o productos, los que realmente hacen frente a estas problemáticas y diseñan las estrategias empresariales son las personas que conforman la organización. Tal es el caso de la Dutch/Shell, con base en Inglaterra, la cual es una de las tres empresas más grandes del mundo, compuesta internamente por 300 empresas localizadas en más de 100 países alrededor del globo. Para dicha organización, su principal negocio desde 1906 fue la producción y mercadeo mundial de aceite y petróleo, y no fue hasta 1970 cuando enfrentó presiones por la crisis energética. A partir de este evento, la gente de Shell recomendó incursionar en negocios de alto impacto o alta rentabilidad mundial, como la industria metalúrgica, la energía nuclear y otros negocios que fueron completa-mente nuevos para la empresa, pero de alguna manera relacionados con su giro. Esta diversificación de Shell la llevó a la apertura de la unidad de negocios química, en que demostró su capacidad para administrar su conocimiento de manera exitosa en la generación de negocios, aprovechando sus recursos existentes.


¿Qué es una “industria de alta tensión”?


Una industria de alta tensión es aquella en la cual los productos o servicios tienen presencia en los mercados mundiales y demuestran tener altos niveles de rentabilidad asociados a ella y al entorno humano que la rodea. Principalmente se distingue por estar constituida por empresas de alto capital intelectual, que evolucionan a una muy alta velocidad. Además, no cualquier compañía puede incursionar o participar en este tipo de industria; para hacerlo la compañía debe contar con las habilidades y actitudes de flexibilidad, apertura, globalización, conocimiento e intelecto organiza-cional.

Así, en las industrias de alta tensión la innova-ción, el conocimiento y la tecnología son parte medular del éxito empresarial. Por contraste, las “empresas de bajo voltaje” son aquellas que están enfocadas a la producción de bienes de consumo que han experimentado un estancamiento y pérdida de su capacidad de generar valor. Las empresas de baja tensión buscarán participar y emigrar hacia los negocios de alta tensión a través de una evolución paulatina y metodológica de los niveles de negocio de “bajo voltaje” a niveles de “alto voltaje”, principalmente buscando reducir la brecha que existe entre ambos mediante el incremento en la capacidad de generación de valor.


Desde el enfoque de negocios de alta tensión, se pretende prolongar la longevidad empresarial de las organizaciones por medio de la búsqueda constante de oportunidades de negocio que impacten de manera considerable en la generación de valor económico de la organización. Para convertirse o incursionar en una empresa de alta tensión, se deberán considerar los siguientes factores claves:


1.- Sensibilidad al ambiente

Representa la habilidad de la compañía de aprender y adaptarse a los nuevos conocimientos que se generen dentro y fuera de la organización, teniendo en mente la generación de nuevas áreas de oportunidad o de negocio.

2.- Cohesión e identidad
Son los aspectos innatos de la compañía para construir una comunidad de personas que se identifiquen con la organización a través de los valores empresariales y que generan un pro-ceso de cohesión empresarial de alto impacto.

3.- Sinergia
Es la capacidad para aprovechar, capitalizar y potencializar al máximo los recursos, relaciones y prácticas.

4.- Liderazgo
Es la habilidad para desarrollar relaciones constructivas con otras entidades internas y externas a la organización que generen beneficios de corto, mediano y largo plazo.

5.- Conservadora
Es la habilidad para regir su propio crecimiento y evolución financiera efectiva.

6.- Conocimiento
Se refiere al aprovechamiento del intelecto, las habilidades y el expertise existente en la organización, para la generación de core competences (habilidades o competencias distintivas de la organización), o bien, nuevas oportunidades de negocio, sustentadas en el conocimiento organizacional.

7.- Innovación
Es el esfuerzo de fomentar y construir una plataforma de innovación, que le permita a la organización separarse del conocimiento común y avanzar con gran velocidad a la cabeza de sus competidores, liberando así el potencial de miles de empleados para pensar de manera proactiva y garantizando su crecimiento futuro.

8.- Desarrollo tecnológico (Intellectual Outsourcing)
Se incentivan la investigación y el desarrollo tecnológico, aprovechando los talentos, habilidades y conocimientos de centros de investigación, universidades, etcétera, sin importar en qué parte del mundo se encuentren, porque el conocimiento no tiene fronteras.


El propósito de las empresas de alta tensión es, en términos concretos, participar en los mercados de alta rentabilidad tecnológica, buscando un crecimiento sustentado en el aprovechamiento racional del capital intelectual que existe dentro y fuera de la organización, buscando mantener su rentabilidad empresarial por medio de la aplicación del conocimiento como un activo estratégico.


Desarrollo de negocios de “alta tensión”: Las tecnologías de información


El negocio de las tecnologías de información es altamente rentable y estratégico, si se tiene suficiente información para monitorear las diferentes tendencias tecnológicas de las cuales se compone. De otra manera, se puede perder fácilmente ante el abanico de oportunidades y la probabilidad del estancamiento empresarial será mayor.


 

En 1977 se desarrolló un technology roadmap (trayectoria de la tecnología) para inferir la evolución de las tecnologías de información. Dicho estudio visualizó la aparición de las computadoras personales, que fueron introducidas al mercado en 1981. En otro estudio similar, realizado en 1987, sin embargo, no se logró visualizar el desarrollo de la World Wide Web, que apareció en 1990. Tal como se ha visto en el transcurso de estas dos últimas décadas, estos avances tecnológicos han cambiado fundamentalmente al mundo y su forma de hacer negocios.


Actualmente se han identificado diez áreas de oportunidad para la generación de negocios y que se encuentran sustentadas en el potencial económico y tecnológico de las tecnologías de información. Estas áreas de oportunidad son:

1) globalización de las telecomunicaciones,

2) la industria de la información,

3) redes virtuales privadas,

4) el poder computacional,

5) convergencia de la computadora y la televisión,

6) tecnologías inteligentes (inteligencia artificial),

7) multimedios

8) usabilidad del software,

9) computación interpersonal e interorganizacional, y

10) la World Wide Web (WWW).


La pregunta que surge es: ¿Cómo puede una organización formar parte de esta cadena tecnológica de oportunidades? Es importante recalcar que las oportunidades existen si realmente se quiere verlas, puesto que están presentes día a día y siempre seguirán existiendo. Un ejemplo de empresa visionaria en la búsqueda constante de áreas de oportunidad de negocios es la compañía Cementos Mexicanos (CEMEX), localizada en Monterrey, México. CEMEX, dedicada principal-mente a la producción de cemento a granel y paletizado, tiene presencia en los continentes americano, europeo, asiático y, recientemente, en el africano, lo cual la posiciona entre los primeros tres lugares dentro de las compañías cementeras del mundo. Así mismo, es una empresa convencida de que la tecnología de información es generadora de valor y ventajas competitivas. Por consiguiente, en vez de expandir continuamente unidades internas para atender a sus necesidades de tecnologías de información, creó una filial, CEMTEC, que se encarga de gran parte de estos servicios y, además, ha resultado ser buen negocio. CEMTEC ha extendido sus servicios y experiencia a otras compañías externas a CEMEX y ya ha logrado presencia a través de la transferencia de su conocimiento en diferentes partes del mundo.


Así es como CEMEX y CEMTEC se encuentran en la búsqueda constante de nuevas oportunidades de negocio a través del uso intensivo de la tecnología y la potencialización del conocimiento organizacional.


“Amazonizando” los negocios


Amazon es otro ejemplo de una empresa que ha evolucionado hacia los negocios de alta tensión. Internet está generando la batalla de negocios más grande de nuestros tiempos. En muchos de los ambientes de negocios la gente ha sido influenciada por el concepto de “ser amazonizado”, una nueva expresión que describe el proceso mediante el cual nuevas empresas de Internet ­como Amazon­ están buscando y diseñando nuevas estrategias de negocios.


Lo más importante de Amazon es cómo ha logrado evolucionar de un negocio convencional de venta de libros a un contexto mundial de mercadeo masivo de libros y otros productos, a través del uso exhaustivo de tecnologías de información. Con esto ha generando una nueva manera de hacer negocios globales y sin fronteras. Este nuevo concepto de hacer negocios es lo que en un corto lapso de cinco años ha llegado a adoptar el nombre de e-commerce o comercio electrónico.


Quiénes serán los ganadores y perdedores en esta transición es una cuestión que será determinada por el desempeño de las compañías tradicionales y las compañías dotcoms (.com), ya que nada garantiza que alguna compañía tenga un boleto en el futuro de Internet: los boletos tienen que ser ganados cada día de los próximos cinco años. Al final, solamente aquellas compañías que puedan ofrecer a los usuarios de Internet un valor agregado a un precio competitivo son las que sobrevivirán.


Se puede concluir que la creación de nuevos negocios y su interrelación con las empresas de alta tensión aparentemente atemoriza a muchos altos directivos de empresa, ya que éstas siempre están asociadas con el riesgo. Aunque muchos hablan de labios para fuera de la innovación, la tecnología y el conocimiento, en la mayor parte de las corporaciones actuales hay resistencia u oposición a incursionar, explorar y cosechar los beneficios ofrecidos por los negocios de alta tensión.


Referencias


De Rooij, Ellen. “A brief desk research study into the average life expectancy of companies in a number of countries”. Straix Consulting Group, Amsterdam. August, 1996.
McMaster, Michael D., The Intelligence Advantage-Organizing for Complexity. London: Knowledge Based Development, Ltd., 1995.
Woodman, Lynda. “Barriers to Innovation”, paper presented at the conference, Complexity and Strategy in Action. Santa Fe, New Mexico, 1996.
Havel, Vaclav. The Art of the Impossible. New York: Knopf, 1997.
Penrose, Roger. The Large, the Small and the Human Mind. Cambridge, U.K. Cambridge University Press, 1997.



José Aldo Díaz Prado obtuvo la Maestría en Sistemas de Información del Tec de Monterrey, Campus Monterrey, en 1997. Es coordinador de las actividades de transferencia de tecnología del Centro de Inteligencia Artificial.