EN LA INVESTIGACION:

CALIDAD AMBIENTAL

Calidad del aire en Ciudad de México: Una aproximación multidisciplinaria para su adecuada gestión

Gerardo Manuel Mejía Velázquez
• INICIO • CONTENIDOSIGUENTEANTERIOR

El problema de la calidad del aire en la Ciudad de México ha alcanzado grandes dimensiones. El acelerado crecimiento de la población y su demanda de servicios ha incrementado enormemente las necesidades de energía y transporte en la gran metrópoli. Esta última necesidad, a su vez, ha incrementado la circulación de taxis, “peseras” (transportaciones urbanas denominadas así por su costo de paraje en el pasado), camiones de carga y vehículos parti-culares. Estudios sobre inventarios de emisiones reportan que los vehículos contribuyen con aproximadamente el 85 por ciento de las emisiones de gases y partículas contaminantes de la atmósfera de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

Aunque se han introducido nuevas tecnologías anticontaminantes en los vehículos y en las actividades industriales, el problema de contaminación muestra solamente avances marginales en la reducción de la contaminación del aire. Los datos actuales de monitoreo de la calidad del aire muestran que los contaminantes más importantes son las partículas menores a 10 mm (micrómetros) [PM10] y el ozono. En el caso del ozono se rebasa la norma para una hora (0.11 ppmv-0.11 partes por millón en volumen)* el 80 por ciento de los días del año; y en el caso del PM10 se rebasa la norma para 24 horas (150 mg/m3-150 microgramos por metro cúbico de aire)* más del 40 por ciento de los días de los últimos años, a excepción de 1999 en que se rebasó en el 10 por ciento de los días.

Dentro del PM10, las partículas de mayor impacto en la salud son las menores a 2.5 mm (PM2.5). El PM2.5 se ha vuelto de particular interés ya que puede penetrar hasta los alveolos de los pulmones donde se depositan las partículas pudiendo causar la muerte por exposición crónica. El PM2.5 no se mide regularmente y no existe una norma oficial mexicana, pero se estima que ésta última estará alrededor de 60 a 65 mg/m3 promedio de 24 horas. Considerando este valor y algunas mediciones de PM2.5 que se han hecho en la ZMVM se estima que se tendría un porcentaje elevado de violaciones a la norma durante el año. Aun más, considerando la norma anual promedio de PM10 de 50 mg/m3 se estima que en la Ciudad de México se violaría esta norma los últimos años. Además, existen otras dudas sobre los efectos de algunos hidrocarburos aromáticos tóxicos y de algunos metales pesados.

Aunado a este problema se encuentra también la dificultad de lograr acuerdos consensados entre el Gobierno Federal, el del Estado de México y el del Distrito Federal, pues existen diferencias en la aplicación de estrategias en sus campos de jurisdicción. Por ejemplo, en los programas de verificación de vehículos se ha encontrado que, debido a diferencias en procedimientos técnicos y problemas de corrupción, es más fácil pasar la prueba en el Estado de México que en el D.F., lo que ha causado una gran polémica en el manejo del programa. Por lo anterior, propietarios de vehículos registrados en el D.F. llevaban sus unidades a centros de verificación localizados en el Estado de México. Actualmente se propone que los procedimientos de prueba sean los mismos en el D.F. y en el Estado de México para que el programa de verificación realmente tenga éxito.

Por otra parte, la descentralización de la zona centro del Distrito Federal ha causado que la densidad de población haya disminuido y se haya movido hacia el Estado de México. Contrario a lo que pudiese esperarse, las emisiones de contaminantes a la atmósfera han aumentado. Esto es debido a que en el D.F se siguen concentrando las actividades económicas y los empleos, teniendo ahora que viajar más la gente que se cambió al Estado de México para llegar a sus sitios de trabajo en el D.F.. Actualmente se estima que el 52 por ciento de la población de la ZMVM vive en el Estado de México y que para el año 2010 este número crecerá hasta el 58 por ciento, lo que incrementaría el número de viajes.

Otro problema que ha agravado la situación ambiental es el uso irregular del suelo. Se estima que los asentamientos irregulares concentran aproximadamente el 62 por ciento de la población total, ocupando alrededor del 50 por ciento de la superficie de la ZMVM. Estos asentamientos se han localizado en zonas donde es difícil introducir servicios y la demanda de transporte ha incrementado las rutas de “peseras” con el consecuente aumento de contaminación. El problema que ahora se vislumbra es que con la expansión de la ZMVM y la de otras zonas urbanas cercanas como Puebla, Tlaxcala, Pachuca, Toluca y Cuernavaca se formaría una unidad urbana que ya se menciona como la Megalópolis.

Tradicionalmente el desarrollo de estrategias para mitigar el problema se ha llevado a cabo tomando acciones de prevención y control de la contaminación del aire y monitoreando los resultados. Asimismo, se ha relacionado la solución al conocimiento científico del problema y al desarrollo y uso de tecnologías para disminuir las emisiones. Sin embargo, esta aproximación ha mostrado una mejoría relativa del problema, pues aunque se han disminuido las concentraciones de algunos contaminantes, como el dióxido de azufre (SO2) y el plomo, en otros no se han observado cambios importantes, como es el caso del ozono y del PM10. Además, poca información se tiene sobre los niveles de concentración de compuestos orgánicos cancerígenos a que está expuesta la población ya sea en forma de gases o adsorbidos en las partículas. Buscar soluciones que permitan el control y mitigación de la contaminación del aire no es una tarea sencilla. Actualmente se reconoce que la gestión del problema necesita de la interacción de múltiples disciplinas y de la intervención de diversas instituciones y de la sociedad.

Proyecto para el diseño de una estrategia integral de Gestión de la Calidad del Aire en el Valle de México 2001-2010

En octubre del año 2000 se presentó el reporte de la primera fase de un proyecto para desarrollar una estrategia integral de gestión de la calidad del aire de la ZMVM. Este proyecto es promovido por el Dr. Mario Molina, de Massachusetts Institute of Technology (MIT), con el apoyo de las autoridades del D.F., del Estado de México y del Gobierno Federal. El proyecto es único en su tipo ya que se está involucrando en el desarrollo del mismo a un grupo multidisciplinario e interinstitucional.

En el proyecto participan las áreas de ciencias e ingeniería (química, biología, transporte, combustibles, energía, meteorología y desarrollo urbano), así como las de salud, economía, sociología, finanzas y política; representadas por investigadores de instituciones educativas (Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana, Universidad de las Américas, El Colegio de México, Harvard University, MIT y el Tecnológico de Monterrey) y por autoridades del sector público (Comisión Ambiental Metropolitana, Instituto Nacional de Ecología, PEMEX y las secretarías de Salud, de Transporte, entre otras).

Los resultados del primer reporte muestran una situación actual del conocimiento del problema de calidad del aire en la Ciudad de México y sugiere pasos a seguir en investigación. Así mismo, se proponen estrategias de control que se deben evaluar tomando en cuenta consideraciones técnicas, económicas, políticas y sociales para lograr desarrollar un programa de gestión de la calidad del aire consistente entre los gobiernos involucrados en la ZMVM.

Adicionado al componente científico del proyecto, éste contempla un componente educativo importante en el cual el Tec de Monterrey participa en gran medida. El objetivo de este componente es que el conocimiento científico del proyecto se utilice para desarrollar programas educativos de maestría, licenciatura y doctorado, o bien, incorporarlos a programas ya existentes.

Otro aspecto importante derivado del proyecto es promover visitas y estancias de profesores y alumnos en MIT y Harvard University. Así mismo, se espera llevar este conocimiento a estudiantes de preparatoria e incorporarlo a cursos de desarrollo profesional para personal del gobierno, la industria y maestros de primaria y secundaria.

En la siguiente fase del proyecto, que duraría los próximos tres años, se propone llevar a cabo una evaluación integral del problema y generar recomendaciones para el desarrollo de políticas que sean consistentes con aspectos técnicos, económicos, políticos y sociales del problema, de tal forma que se puedan implantar y dar seguimiento a las acciones de control de la contaminación considerando la incertidumbre asociada a cada acción, corrigiéndolas según sea necesario con el paso del tiempo. Así mismo, se espera incorporar el conocimiento desarrollado a programas de educación formal, de extensión y de conciencia pública. La siguiente fase del proyecto cuenta ya con el apoyo de la Comisión Ambiental Metropolitana, conformada por representantes del Gobierno Federal y de los gobiernos del D.F. y del Estado de México, y se espera presentar la propuesta en junio o julio del presente año.

Además, la experiencia generada en el proyecto de calidad del aire de la Ciudad de México se desea que sea aprovechada para incorporarla a estudios similares en otras ciudades de México y Latinoamérica. Actualmente se considera iniciar estudios similares para el área metropolitana de Monterrey, Puebla y Ciudad Juárez/El Paso. En el caso de estas últimas ciudades, el enfoque sería de resolver algunos de los problemas de calidad del aire que ya tienen y, principalmente, prevenir su deterioro en las mismas ciudades y no llegar a problemas tan graves como el de la ZMVM.

De agosto a diciembre de 2000, el autor realizó una estancia de investigación en el MIT desarrollando planteamientos del proyecto de Gestión de la Calidad del Aire en el Valle de México junto con el Dr. Mario Molina y otros investigadores que participan en el proyecto. Durante su estancia en el MIT trabajó en el reporte de la primera fase del proyecto, el cual se presentó al ex-presidente de México, Ernesto Zedillo, y en la documentación de oportunidades de educación ambiental y su puesta en marcha. Además impartió conferencias en Harvard University y en el propio MIT sobre uso de sistemas de información geográfica en estudios de calidad del aire y evaluación de riesgo en la salud.

El autor ha estado liderando el diseño de flujo de información entre las áreas del proyecto y el desarrollo de programas de educación ambiental en diferentes niveles: universidad, cursos de extensión y apoyo a educación ambiental del público en general.

* Normas Oficiales Mexicanas para evaluar la calidad del aire publicadas por la Secretaría de Salud el 23 de diciembre de 1994.

Bibliografía

Proyecto para el Diseño de una Estrategia Integral de Gestión de la Calidad del Aire en el Valle de México 2001-2010, Massachusetts Institute of Technology, 5 de octubre del 2000. http://eaps.mit.edu/megacities/


Gerardo Manuel Mejía Velázquez obtuvo el Doctorado en Ingeniería Química de Texas A&M University, Estados Unidos en 1992. Es investigador del Centro de Calidad Ambiental y profesor del Departamento de Ingeniería Química, de la Maestría en Sistemas Ambientales y de la Maestría en Planeación y Administración Ambiental. Correo electrónico: gmejia@campus.mty.itesm.mx