Baptista, Mariano
"Latinoamericanos y Norteamericanos"
Ed. Monte Avila. Venezuela 1990.
pp. 313-315


Preferencias deportivas

 El deporte (al igual que la salud pública o la cultura) no ocupa lugar prioritario en los asuntos de Estados o la sociedad latinoamericana. A excepción (ocasionalmente) del futbol, en los demás deportes los países del área ocupan en las olimpiadas internacionales, los lugares más modestos.  El deporte, en esta sociedad competitiva, ocupa uno de los primeros lugares, desde la escuela. En la educación se da tanta importancia al cultivo del cuerpo, como al intelecto. Estados Unidos (al igual o por encima de la Unión Soviética, pero por razones distintas) figura a la cabeza en la mayoría de los deportes en las olimpiadas internacionales.
 Los latinoamericanos prefieren deportes que permiten mayor lucimiento individual, como el futbol, donde pese a que se trata de un equipo, el público acude para ver a las estrellas. El deporte es una fiesta popular. Las virtudes del hombre público como el honor y la dignidad también permean al deporte y en consecuencia cualquier competencia deportiva conlleva el peso de tales virtudes. Desde el nivel provincial, hasta el internacional, un partido de futbol es visto como una batalla en la que se pierde, o se preserva, glorioso, el honor provincial o nacional.

 Los norteamericanos prefieren deportes que exigen mayor trabajo en equipo, como el rugby, el soccer o el beisbol. El deporte es una fiesta popular, pero también un negocio muy lucrativo. La competencia es limitada a su carácter lúcido de espectáculo y negocio. El galardón del triunfo no es el honor de los perdedores, sino el mayor prestigio o dinero para los vencedores.

Aunque los ricos tienen todavía sus deportee exclusivos-caza del zorro, navegación en yate, polo-otros deportes como el golf, la pesca, incluso el tenis se han popularizado en la clase media y obrera El bowling, es sin embargo, el más difundido, con veinte millones de practicantes.

El beisbol, el futbol, el basquet y el boxeo, se han convertido en un inmenso negocio, tanto por los ingresos de taquilla y televisión como por apuestas. Se estima que solamente en carreras de caballos las apuestas anuales superan los $ 6 mil millones.

 El toreo es el que mejor refleja la naturaleza del hombre público,que arriesga su vida para ganar el aplauso de los espectadores.

La fiesta taurina, con la muerte del animal y el riesgo de muerte del torero representan un sentido trágico de la vida y una válvula de escape a la apetencia de muerte y destrucción que tienen individuos y sociedades. (G. C. Dealy)

 Los deportes norteamericanos, donde los jugadores hacen gala de violencia, demuestran energía exuberante más que obsesión con la muerte. Quienes participan como espectadores, dan rienda suelta, con sus gritos, a tensiones o emociones que de otra manera desembocarían en acciones destructivas.

Las Olimpiadas de 1988 en Seúl han mostrado la diferencia que también en este campo separa a Estados Unidos de los países de América latina. Es cierto que Cuba no asistió por una decisión de su mercurial Jefe de Estado quien dejó con los crespos hechos a una playáde, se dice, de excelente atletas, con el peregrino argumento de la solidaridad con Corea del Norte país al que el comité olimpico negó, la posibilidad de coauspiciar los juegos junto a Corea del Sur. Todos los países del mundo a excepción de la "Isla del Caribe", Albania y Etiopía (que se unieron al boicot cubano) participaron en las olimpiadas. En el cuadro siguiente aparecen los tres primeros ganadores y las medallas que consiguió América latina.


PAIS

ORO

PLATA

BRONCE

TOTAL

Union Sovietica

55

31

46

132

R.D.A.

37

35

30

102

Estados Unidos

36

31

27

94

AMERICA LATINA

PAIS

ORO

PLATA

BRONCE

TOTAL

Surinam

1

0

0

1

Argentina

0

1

1

2

Costa Rica

0

1

0

1

Peru

0

1

0

1

Chile

0

1

0

1

Mexico

0

0

2

2

Colombia

0

0

1

1

TOTAL

I

4

4

9