JUAN CHARRASQUIADO

POR: VICTOR CORDERO

 

Voy a contarles un corrido muy mentado,
lo que ha pasado allá en la hacienda de la Flor,
la triste historia de un ranchero enamorado
que fue borracho, parrandero y jugador.


 Juan se llamaba y lo apodaban \"charrasqueado",
era valiente y arriesgado en el amor,
a las mujeres más bonitas se llevaba,
de aquellos campos no quedaba ni una flor.

 

Un día domingo que se andaba emborrachando
a la cantina le corrieron a avisar:
--Cuídate, Juan, que ya por ahí te andan buscando,
son muchos hombres, no te vayan a matar.

 

No tuvo tiempo de montar en su caballo,
pistola en mano se le echaron de a montón,
--¡Estoy borracho!-- les gritaba, --y soy buen gallo--,
cuando una bala atravesó su corazón.

 

Creció la milpa con la lluvia en el potrero
y las palomas van volando al pedregal,
bonitos toros llevan hoy al matadero,
qué buen caballo va montando el caporal.

 

Ya las campanas del santuario están doblando,
todos los fieles se dirigen a rezar,
y por el cerro los rancheros van bajando
a un hombre muerto que lo llevan a enterrar.

 

En una choza muy humilde llora un niño
y las mujeres se aconsejan y se van,
 
pero su madre lo consuela con cariño
mirando al cielo llora y reza por su Juan.

 

Y aquí termino de cantar este corrido
de Juan ranchero, el charrasqueado burlador
que se creyó de las mujeres consentido
y fue borracho, parrandero y jugador.