LOS PIMAS

Localización:

La tribu Prima se autodenomina O'otam (Gente). Los pimas han ido desapareciendo lentamente, primero por la división de su territorio y luego por su asimilación. Con la llegada de los españoles en el siglo XVII a la región pima se realizó la división del territorio en dos: la pimeria alta y la pimeria baja.

El gobierno del estado de Sonora nos dice sobre esta división:

Los misioneros, con fines jurisdiccionales, dividieron el territorio pima en dos regiones: la llamada Pimería Alta que se extendía de sur a norte desde la misión de Nuestra Señora de los Dolores hasta la confluencia de los ríos Gila y Colorado, comprendiendo los actuales municipios de Altar, Magdalena y parte del de Arizpe y del estado de Arizona y la Pimería Baja, que iba desde el río Yaqui hasta la propia misión, abarcando los hoy en día municipios de Hermosillo, Ura y Guaymas. Ambas pimerías formaban la provincia de Sonora dependiente, hasta 1734, de la Nueva Vizcava. La Provincia así, se extendía en una amplia faja de 1500 kilómetros de longitud, aproximadamente http://www.sonora.gob.mx

En la actualidad hay mucha confusión sobre el número de pimas que sobreviven. El primer problema que se enfrenta a la hora de identificarlos es su localización geográfica, por ejemplo, la población estimada perteneciente a esta tribu es de 861 habitantes, para el gobierno federal mexicano, sin embargo sólo se toman en cuenta a los habitantes de lo que sería la pimería baja.

El gobierno desestima la existencia de esté grupo más allá de lo que se consideraría pimeria baja, debido principalmente ante la falta datos que hablen de una pureza racial. Por otra parte varios antropólogos señalan la existencia de pimas altos y pimas bajos, para corroborar lo pasado se muestra la siguiente cita:

Grupo pimano es un concepto aplicado para todo el conjunto de indios pimas[]radicados tanto en México como en Estados Unidos y extendidos antiguamente de una manera irregular desde el Sureste del estado de Sonora, hasta el Río Gila hacia el Norte, ocupando un amplio territorio que, al igual que hoy, fue el que habitaron en las fechas de su descubrimiento.

Aunque es cierto que el proceso de asimilación, iniciado desde la colonia ha afectado visiblemente su pureza racial, hay fuentes fidedignas que nos hablan de que en la pimeria alta se siguen practicando tradiciones muy relacionadas con los miembros de la zona baja, que aunado a su fuerte sentimiento de pertenencia a esa etnia llevan a la conclusión de que el grupo aún subsiste en ambas zonas (pimeria alta y baja).

Aunque los habitantes de las dos regiones comparten lengua y cultura similares hay rasgos físicos que diferencian la zona alta y baja pima:

Pimeria alta: comprende desde San Ignacio en el Estado de Sonora hasta el río Gila, y desde el Río San Pedro en el este. Es una región árida en su mayoría con elevaciones serranas dentro del sistema desértico conocido como zona alta de Arizona. Este sistema es seco pero no llega a las temperaturas que se tienen en el desierto.

Pimeria baja: comprende las rancherías pimas que se encuentran en los municipios de Soyopa, Ures, Batuc y Onavas. En la sierra de Sahuaripa y en las cañadas que forman el río Yaqui, han vivido los pimas. El paisaje es de sierra. Abundan los pinos, ailes y oyameles.

Historia:

Los pimas, a la llegada de los españoles, eran el pueblo con un desarrollo sedentario y cultural muy alto frente a todas las vecinas culturas del desierto. La búsqueda de riqueza y las siete ciudades de oro (Cibola y Quiriva) llevaron a los primeros españoles a visitar estas distantes tierras.

A la llegada de los españoles existían pequeñas comunidades sedentarias en la pimeria que trataron de ser conquistadas por los españoles sin embargo la fuerte resistencia evitó eso.

El gobierno del estado de sonora nos dice:

Lo que no logro la espada, lo conquistó, en parte, la cruz. Los frailes jesuitas Kino y Salvatierra lograron establecer, en 1687, la Misión de Nuestra Señora de los Dolores en el poblado indígena de Cosarie, en la ribera del río San Miguel, la que sirvió de base para la evangelización de la Primería Alta. En la Baja, los jesuitas Guzmán y Burgencio, fundan a partir de 1616 las misiones de Moris, Yécora y Ures entre otras (www.sonora.gob.mx).

La asimilación del grupo indígena logró convertirlos al cristianismo pero la llegada de colonizadores europeos rompió el equilibrio existente debido a la perdida de grandes extensiones de su territorio a favor de los colonizadores. La situación se agravó con la expulsión del grupo jesuita de la Nueva España, con su salida la explotación y despojo de sus tierras se agravó llevando a varias revueltas durante el siglo XVIII.

La independencia no ayudó al grupo indígena, por el contrario se vio fuertemente afectado. La falta de orden nacional permitió que tribus salvajes (como los apaches) atacaran sus regiones y no tuviera ayuda para enfrentarlos, por otra parte los mestizos aceleraron su proceso de despojo de tierras.

El proceso de despojo y disminución de la población fue una constante que tuvo que sufrir la tribu durante siglos. La revolución mexicana y el reparto agrario le permitieron acceder a un sistema ejidal que les garantiza la pertenencia de tierras pero que no les ha ayudado a asegurarse herramientas técnicas modernas que les permitan tener un mejor nivel de vida.

Características generales:

Los pimas son respetuosos y hospitalarios. Cuidan de la limpieza de su persona con lo cual reducen el número de enfermedades. Sin embargo, aún padecen el paludismo, y enfermedades del aparato digestivo. Se curan con medicinas modernas, pero también lo hacen con hierbas medicinales, y a veces recurren al curandero.

Los hombres visten pantalón y camisola de mezclilla, sombrero de palma y zapatos. La mujer casi siempre lleva falda y blusa de algodón floreado y sólo usa zapatos en día de fiesta o en ocasiones especiales.

Sus casas son bastantes sencillas: dos piezas hechas de adobe o piedra pegada con "zoquete" (lodo). Hay también chozas hechas de varas. En la cocina casi siempre hay un hornillo de adobe y un horcón de tres palos para colocar la olla del agua, hecha de barro para conservar fresca. Usan también bateas de madera, ollas y jícaras.

Alimentación:

Los pimas se alimentan de maíz, frijol, chile, papas, trigo y frutas silvestres. Les gustaba el atole y el champurro, un atole con chocolate endulzado con panocha. También toman café. Pero la bebida que preparan para las fiestas es el tesgüino, hecho con maíz fermentado y endulzado.

Y entre el pedregal de los cerros, cercanas a la humedad de las barrancas se arrastra la tortuga, buen platillo si se guisa con maestría, con papas y abundante pimienta, mientras que el camaleón de collar, color de tierra, color de hierba, resopla inflado el pescuezo, escudado en su mimetismo ancestral.

Fiestas y algunas manifestaciones culturales:

Dentro de sus festividades ceremoniales están: La Santa Cruz, La Semana Santa, San Juan, La Fiesta de San Francisco y el Día de la Guadalupana. En semana santa mezclan la religión católica y sus costumbres indígenas. Los muchachos se ponen máscaras y recorren el pueblo cantando y haciendo gestos, acompañados por los músicos. En la escuela celebran las fiestas patrias con desfiles y discursos.

Cuando levantan su cosecha, en noviembre o diciembre, hace una fiesta que llaman Yúmari. Entonces beben tesgüino y comen carne cocida envuelta en unas grandes tortillas de harina de trigo. A todo alimento enrollado en esas tortillas se les llaman "burros".

En esa fiesta del Yumari no debe faltar música. Para eso contratan un conjunto formado de tambor, violín y guitarra. Además hay cantores que cantan en lengua indígena. Después del banquete bailan hasta que ya no pueden más.

La artesanía principal es la de la costerí y está a cargo de la mujer. Se teje la palma para elaborar sombreros, cestos, petates y escobas que se utilizan para el uso personal o familiar como para su venta en los mercados locales. En San Antonio, como se ha dicho, se fabrican aún cobijas típicas para protegerse del frío.

Sus tradiciones han sido comunicadas de forma oral por siglos, en la actualidad gracias a la escritura se ha podido acceder a algunos textos que nos hablan sobre su forma de ver la creación y transformación del mundo. Los pimas de más edad guardan y transmiten las tradiciones, leyendas y costumbres del grupo. Ellos cuentan que sus antepasados adoraban al sol y a los animales, principalmente al coyote, porque creían que era hijo del sol y la luna.

Organización:

Toda unión familiar debe ser aceptada por los padres, y para confirmar la unión se debe realizar una ceremonia religiosa católica, sin embargo el catolicismo pima esta lleno de misticismo producto de la existencia de muchos elementos paganos.

Su organización está presidida por una Autoridad Tradicional conformada por un Gobernador General y dos Gobernadores auxiliares. Los pimas observan, hasta donde es posible, las leyes que rigen el estado. Sin embargo ellos nombran un gobernador propio - siempre es un anciano -, quien durante dos años aconseja a las autoridades del municipio.

Economía:

La principal actividad del pueblo son las actividades agropecuarias, resaltando la pecuaria. Es una familia patriarcal donde cada familia es dueña de varias cabezas de ganado mayor (vacas, burros, caballos, borregos), que engordan para venderlos en los pueblos de la región.

Para sus tareas en el campo y en la casa usan arados de madera, palos, azadones, barras, mazos, cuchillos, leznas, agujas y cernidores. Para cocer sus piezas de cerámica, emplean hornos apropiados. Entre los pimas la autoridad máxima en la familia es la del padre. Sus órdenes no se discuten aunque no son particularmente dominantes ni autoritarios. También practican la minería en pequeña escala mediante el gambuseo en ríos y arroyos serranos.

Problemática:

El reparto agrario ha permitido dar certidumbre sobre el derecho del pueblo indígena para poseer tierras sin embargo el rezago existente en cuestión de escrituración ha provocado que muchas de sus tierras sean invadidas constantemente por ganaderos vecinos. Los problemas por cuestión de tierras ha sido algo recurrente durante todo el siglo XX.

La falta de apoyos para el desarrollo de las comunidades es evidente ante la falta de la infraestructura necesaria como escuelas, clínicas, etc. También el gobierno se ha preocupado poco para que el grupo tenga facilidades para el desarrollo económico por lo que la mayoría de la población sigue utilizando la actividad agropecuaria con fines de subsistencia en lugar de aprovechar sus ricas tierras para desarrollar una actividad pecuaria prospera que les asegure un buen nivel de vida.