Este es un instrumento que te ayudará a tener una perspectiva más objetiva de lo que tienes que hacer para prepararte adecuadamente en tus exámenes.

Consta de cinco pasos:

 

1) Identificar

Identificarlos requerimientos de cada materia.

Para ello necesitas:

  • Saber cuál es el material que va a ser incluido en el examen.
  • Ya que en ocasiones puede abarcar sólo algunos temas y no se requiere de que repases exhaustivamente todo el material.
  • Verificar si se cuenta con todo el material necesario (apuntes completos, filminas, ejercicios, etc).
  • En caso de tener trabajos o tareas como parte de la calificación, tener claro, en qué consisten y cuáles son los requisitos de acreditación, así como la hora, fecha, lugar y medio de entrega.

 

2) Anotar

Hacer una lista en la que se registren:

  • Los datos generales de la materia como el nombre, fecha y hora del examen, trabajos y tareas a evaluar.
  • El material que es necesario conseguir.
  • Las actividades a realizar para los trabajos y tareas pendientes.

 

3) Evaluar

  • Ahora que tienes claro qué es lo que vas a estudiar, realiza una auto evaluación que te permita establecer qué tanto dominas cada uno de los temas e identifiques qué es lo que necesitas hacer para dominarlos, si requieres de hacer ejercicios, analizar la información, hacer síntesis, formularios, etc.
    Posiblemente agregues actividades a tu lista.

 

4) Planear

Anotar cuándo vas a hacer cada uno de los pendientes de tu lista.
Ya sabes qué tienes que estudiar y qué hacer, para dominarlo ahora te falta establecer cuándo.
Primero establece tu calendario de exámenes y de entrega de trabajos. Y con base en él distribuye tus sesiones de estudio y de trabajo.

Recuerda:

  • Darle prioridad a las materias más complicadas.
  • Establecer en las primeras horas de estudio las materias que no te gustan o que más se te dificultan, ya que si las dejas para la noche o madrugada podrán resultar más pesadas
  • Hacer pequeños cortes de 5 a 10 minutos cada hora u hora y media podrían ayudarte.
  • Si estas enfrascado en un problema que no puedes resolver por más de 45 minutos, puede resultarte conveniente que cambies de actividad.
  • El distribuir el material de estudio en sesiones de una a dos horas y media puede traerte beneficios.
  • Dedica tiempo a repasar lo estudiado el día anterior y reforzarás lo aprendido.? Recuerda que dormir es importante para ser más precisos y evitar errores.

 

5) Realizar

Ahora ya sabes qué tienes que hacer, y cómo hacerlo para lograr tus objetivos, además de saber cúando; sólo te falta hacerlo de acuerdo a lo programado e ir marcando lo realizado.

Posiblemente tengas que reprogramar, pero trata de realizar todo lo pendiente.