A continuación te presentamos algunos consejos que te ayudarán a identificar la ansiedad por los exámenes y cómo superarla:

Vivir con ansiedad

El primer paso es distinguir entre los 2 tipos de ansiedad. Si tu ansiedad es el resultado de la falta de preparación considérala una reacción normal. Pero si tu estás adecuadamente preparado pero sigues con pánico y sobre reaccionas entonces no es normal. Aunque los 2 tipos de ansiedad se consideran normales (cualquier persona puede tenerlos) es de mucha ayuda saber cómo vencer sus efectos.

La preparación puede ayudar

La preparación es la mejor manera de minimizar la ansiedad normal.

Considera lo siguiente:

  • Evita la saturación para un test. Tratar de aprenderse en un día lo que viste durante todo un semestre es una manera muy pobre para aprender y fácilmente produce ansiedad. Este no es el tiempo para tratar de aprender una gran cantidad de material.
  • Combina toda la información que has estudiado en el semestre y las actividades o tareas así como los conceptos más importantes del curso.
  • Cuando estudies para un examen, piensa qué te preguntarán y trata de responderlas integrando las ideas vistas en clase, notas, exámenes rápidos y lecturas adicionales.
  • Si no puedes abarcar todo el material del semestre, elige una porción que puedas aprenderte bien. Establece una meta sobre tus conocimientos.

Cambia tu actitud

Mejorando tu perspectiva de experimentar el presentar un examen puede ayudarte a disfrutar el estudio y mejoraría tu desempeño escolar. No te enfoques en la calificación – pues no es un reflejo de tu esfuerzo ni predice tu éxito futuro.

Considera lo siguiente:

  • Recuerda que un examen es sólo un examen – habrá otros.
  • Prémiate después de un examen – ve al cine, sal a comer o visita a tus amigos.
  • Evita el pensar negativamente.
  • Planea las formas de mejorar tu trabajo durante el próximo semestre.
  • Recuerda que la expectativa más razonable es tratar de mostrar todo lo que sabes.

No olvides lo fundamental

Los estudiantes al prepararse para los exámenes descuidan puntos básicos como las necesidades biológicas, emocionales, y sociales.
Para que esto lo hagas mejor, debes pensar en ti como una persona completa, no sólo como una que presenta exámenes.

Recuerda:

  • Continua tus hábitos de buena alimentación y de ejercicio. Sigue con tus actividades recreativas y sociales – todas contribuyen a tu bienestar emocional y físico.
  • Rodéate de un ambiente tranquilo cuando estudies, toma descansos cuando estudies.
  • Duerme lo suficiente la noche antes del examen –si estás cansado no darás tu máxima capacidad.
  • Una vez que te sientas lo suficientemente preparado para el examen, haz algo relajante.

El día del examen

Considera lo siguiente para que el día del examen tengas un excelente resultado:

  • Empieza el día con un ligero desayuno evitando el café.
  • Trata de hacer algo relajante la hora anterior al examen. No te llenes de conceptos a la última hora.
  • Planea llegar temprano a tu examen. Te ayudará a relajarte, tomar un buen lugar alejado de puertas, ventanas y otros distractores.
  • Evita compañeros que te inquieten y te pongan nervioso.
  • Si el estar esperando que llegue la hora del examen te empieza a causar ansiedad, distráete leyendo el periódico o alguna revista.

Después de recibir el examen

Antes de empezar a contestar tu examen, tómate unos minutos y haz lo sigeuiente:

  • Primero revisa el examen, luego lee las instrucciones 2 veces. Trata de pensar en el examen como una oportunidad para demostrarle al maestro lo que tu sabes, luego organiza tu tiempo eficientemente. Trabaja primero en la parte más fácil del examen.
  • Para las respuestas de elaboración de ensayos, construye un borrador para ti y de ahí parte para construir la oración hipotética. Para preguntas de respuesta breve, sólo contesta lo que te pregunta yendo al grano. Escribe las respuestas con tus propias palabras si no recuerdas la terminología.
  • Para preguntas de opción múltiple, lee todas las opciones, eliminando las más obvias.
  • No contestes rápidamente. Lleva un reloj y revísalo frecuentemente. Verifica tus respuestas sólo si tienes tiempo y sólo si no estás ansioso.

Si la ansiedad continua...

A veces la ansiedad continua impidiéndote hacer mejor las cosas.
Cuando esto sucede trata de distraerte con alguna de las siguientes formas:

  • Pregunta al instructor tus dudas.
  • Si te permiten, ve al baño o toma agua.
  • Come algo dulce para que te quite la sensación de resequedad en la garganta.
  • Quiebra la punta de tu lápiz, luego sácale punta.
  • Piensa que después del examen tendrás un premio que te prometiste.
  • Di a ti mismo, “ahora es tiempo del examen, puede estar nervioso después”.
  • Relájate, respira profundamente y mantén una actitud positiva.

Después del examen.

Te haya ido bien o no, asegúrate de tener el premio que te habías prometido y disfrútalo.
Trata de no pensar en todos lo errores que hayas cometido en el examen. No empieces inmediatamente a estudiar para el próximo examen... distráete con algo relajante por un momento.